Hasta enero del 2017 se podrán admirar en las ruinas de la ciudad de Pompeya las esculturas del artista franco-polaco Igor Mitoraj, piezas elaboradas en bronce que hacen juego con un escenario tan majestuoso como esta localidad italiana que fue asolada por una erupción del Vesubio en el año 79 después de Cristo.

Esta exposición póstuma está compuesta por treinta esculturas colosales que dan un toque surrealista a las ruinas de Pompeya. La perdurabilidad de la obra de Mitoraj nos permite tener la sensación de que sus creaciones siempre han estado allí, fundiéndose con el paso del tiempo desde hace unos 2000 años.

 La forma en la que se han introducido las grandes piezas de Mitoraj en las ruinas de Pompeya también supone un gran desafío logístico, ya que está prohibida la entrada de camiones a este recinto patrimonial, por lo que cada pieza fue colocada en su lugar actual de exhibición mediante el uso de grúas de 75 metros.

 Luca Pizzi es el director de la exposición que se extenderá hasta comienzos del año que viene. La instalación de las piezas se tomó unos quince días y las personas que han tenido la oportunidad de presenciar el trabajo de Mitoraj, han preguntado asombradas la fecha a la que pertenecen las piezas, mimetizadas con el entorno.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

14 + 12 =