En otras ocasiones, ya hemos hablado en este blog de Shigheru Ban, premio Pritzker 2014 y uno de los mayores referentes mundiales en arquitectura efímera y de emergencias. Su obra se distingue por una combinación única de sostenibilidad, elegancia y compromiso social, llevando la arquitectura más allá de su función tradicional y convirtiéndola en una manifestación de la responsabilidad global y la creatividad visionaria.

En el post de hoy, hablamos de las Paper Log Houses, casas prefabricadas diseñadas por Ban para proporcionar refugio temporal a quienes lo necesitan con urgencia, viviendas que se están utilizando en este momento para asistir a las víctimas del reciente terremoto de Marruecos.

Interior de la Paper Log House marroquí. Foto: Shigheru Ban Architects

Shigeru Ban y las Paper Log Houses

Shigeru Ban es un nombre que resuena en el mundo de la arquitectura como sinónimo de innovación, sostenibilidad y humanitarismo. Nacido en Tokio en 1957, su huella en el ámbito arquitectónico es indeleble gracias a sus innovadoras contribuciones y su fuerte compromiso social.

Desde los inicios de su carrera, Ban demostró su inclinación por la experimentación con materiales y técnicas arquitectónicas poco convencionales. Entre ellas, su uso del cartón le hizo destacar en el panorama internacional, demostrando que innovación y sostenibilidad pueden ir de la mano al crear estructuras efímeras, pero sorprendentemente resistentes.

Las más conocidas son las Paper Log Houses. Estas casas, también conocidas como “refugios de cartón”, surgieron como respuesta a la necesidad de proporcionar cobijo rápido y asequible en situaciones de emergencia, como desastres naturales y crisis humanitarias. Su concepto se originó en 1995 tras un fuerte terremoto sucedido en Kobe (Japón) y se desarrolló a lo largo de toda la carrera de Shigeru Ban, continuando su evolución hasta el día de hoy.

Primeras Paper Log House en Japón (1995). Foto: Architect Magazine

La idea de la que parte toda su concepción es el uso de materiales accesibles, baratos y sostenibles, como son los tubos de papel reciclado y cartón. El diseño y la construcción del esqueleto de estas casas consiste en la superposición de capas de estos tubos, lo que crea una estructura robusta y resistente a la intemperie. Este método permite que las Paper Log Houses se erijan rápidamente y sin necesidad de una amplia experiencia de construcción, lo que es crucial en situaciones de catástrofe en las que la necesidad de refugio es inmediata.

A pesar de estar pensadas para ser temporales, el arquitecto sostuvo desde el principio la idea de que estas viviendas tuviesen una buena apariencia y el aislamiento necesario para poder proporcionar unas condiciones de vida dignas y saludables. Además, todos los recursos empleados deben poder reciclarse tras su uso para fomentar la economía circular de los materiales.

Desde 1995, Ban trabaja con víctimas locales, estudiantes y otros voluntarios para poder construir estos proyectos de asistencia en crisis habitacionales a través de su propia ONG llamada VAN: Red de Arquitectos Voluntarios. La acción de la fundación ha llegado a países como Japón, Turquía, India, Sri Lanka, China o Haití tras terremotos, tsunamis, huracanes y guerras. Su última asistencia tiene lugar en estos momentos en Marruecos para apoyar a las víctimas del terremoto de gran magnitud del pasado 8 de septiembre.

El nuevo proyecto en Marruecos

El primer prototipo de las viviendas de emergencias de Marruecos se ha construido en la Escuela Nacional de Arquitectura de Marrakech, a la que acudió el arquitecto japonés en los últimos días de septiembre para compartir sus conocimientos y colaborar en la búsqueda de ubicaciones para implantar los refugios.

Al igual que la Paper Log House original, la solución de vivienda temporal de Ban en Marruecos incluye elementos que facilitan el montaje en poco tiempo.

Para los cimientos, se están utilizando cajas de cerveza recicladas rellenas de sacos de arena. Sobre ellos se levantan los muros, construidos con paneles de madera que se insertan entre las columnas de tubos de papel. Como tejado, se coloca un armazón de cilindros de papel y madera contrachapada protegido con una lona de plástico que resguarda de la lluvia.

Para velar por la seguridad durante el proceso de construcción, los paneles de madera del techo disponen de una serie de agujeros que permiten a las personas trabajar a través de ellos, sin necesidad de tener que subir al techo.

Una vez montada la vivienda, la calidez del ambiente viene garantizada gracias a las excelentes propiedades aislantes de los materiales escogidos, que permiten mantener una temperatura agradable en su interior.

La simplicidad, sostenibilidad y eficiencia de las Paper Log Houses han marcado un hito en la respuesta humanitaria, brindando a aquellos que más lo necesitan un refugio digno en momentos de máxima urgencia. Un gran ejemplo para recordar que el pilar social de la arquitectura debe ser parte esencial del espíritu de las nuevas edificaciones, siempre con la sostenibilidad en el centro, la hoja de ruta para combatir la raíz de las crisis a las que nos enfrentamos.

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

tres × 5 =