El auge y desarrollo de las nuevas tecnologías ha permitido que otras áreas profesionales puedan resurgir y dar pie a la creatividad, demostrando que todo puede ser posible siempre y cuando se use la aplicación adecuada para cada actividad. Tal es el caso de Anthony Hoyte, un ciclista aficionado que planifica sus trayectos por varias ciudades británicas con el objetivo de formar dibujos con diferentes motivos gracias a Strava.

El deportista decidió usar la red social que monitorea rutas y datos de rendimiento, para dar rienda suelta al arte, la creatividad e ingenio, una habilidad que definitivamente está dando mucho de qué hablar entre sus seguidores y el mundo del deporte.

Hoyte es un ciclista aficionado radicado en Cheltenha, en el condado británico de Gloucestershire, que se dedica desde 2016 a crear ingeniosas obras de arte a ritmo de pedalada. Puede que haya quien discuta la calidad de las mismas, pero lo que es indudable es el esfuerzo y el tiempo de planificación que hay detrás.

Londres, Birmingham, Leeds, Nottingham, Bristol o Sheffield son algunos de los emplazamientos de sus creaciones, muchas de ellas con motivos navideños, como la última, el reno Rudolph, dibujo para el que ha tenido que recorrer más de 127 kilómetros, con 1.000 metros de desnivel. Un trazado para el que invirtió la nada despreciable cantidad de nueve horas.

En total, cientos de kilómetros y horas invertidas en crear diferentes motivos que le han procurado a Anthony Hoyte la admiración de infinidad de seguidores, que se sorprenden con cada manifestación de arte y creatividad que esconde una incontestable pasión por el deporte.

Pedalada a pedalada ha sido capaz de esbozar meritorias composiciones y quién sabe si crear tendencia, aunque no es el único que utiliza la red social con esa vertiente creativa, como demuestra la web strav.art, que incluye piezas sorprendentes.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

1 × 2 =