Mercedes Barcha de García, viuda de El Gabo, fue la encargada de cerciorarse de que Gabriel García Márquez reposara en su Colombia natal, gestionando junto a los hijos del escritor todos los trámites posibles para que el Premio Nobel de Literatura fuese trasladado a la ciudad de Cartagena.

El domingo pasado se llevó a cabo el evento en el que las cenizas de El Gabo fueron depositadas en el Claustro de La Merced de la Universidad de Cartagena, luego de permanecer por casi dos años en la biblioteca de la residencia que el escritor ocupó en Ciudad de México antes de morir.

Los trámites para trasladar las cenizas del autor desde México hasta Colombia se iniciaron en el año 2015 y luego de un proyecto de restauración y acondicionamiento del hermoso Claustro de la Merced, finalmente la patria colombiana vuelve a tener consigo a uno de los más grandes escritores de esta tierra.

La ceremonia, en la que participaron alrededor de 500 personas, fue bastante emotiva, y en ella no sólo hubo música tradicional colombiana, también se leyeron fragmentos de la obra Vivir para contarlo, las memorias de Gabriel García Márquez escritas por su nieto Mateo.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

15 + once =