Teniendo
como finalidad el estimular la lectura y la escritura creativa en Lota, Coronel
y Tomé   propiciando espacios de apoyo pedagógico, crítica y reflexión,
mediante metodologías lúdico participativas y actividades artístico culturales,
Fundación Cepas levantó a fines de la década de los años noventa la Unidad de
Fomento Lector.

Esto
gatillado por la adjudicación de un proyecto de Bibliobús con el objetivo de
facilitar el acceso al libro y a la lectura en los sectores de alta
vulnerabilidad social en dichas comunas de la Región.

A
25 años de aquel hito, y gracias al financiamiento del Plan Nacional de la
Lectura del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, en su bajada
local PNL Biobío, se realizó hace unos días la renovación de esta biblioteca
móvil, la cual sería la quinta desde su creación y que tiene un innovador
diseñado para fomentar la lectura y escritura creativa en la primera infancia,
con un enfoque inclusivo.

“Este
nuevo Bibliobús representa un gran impulso para fomentar y estimular el hábito
lector, especialmente, en niños, niñas y jóvenes. Todos los esfuerzos que
apuntan a ello, hoy más que nunca, son muy necesarios, esto por la
sobreexposición incesante de información que reciben desde diversas
plataformas”, señaló Orly Pradena Chávez, seremi de las Culturas del Biobío.

“Fundación
Cepas cuenta con una gran trayectoria en este ámbito cuando crea su Unidad de
Fomento Lector en la década de los ’90. Fue una de las primeras instituciones
que activó este tipo de herramienta de difusión lectora -bibliobús- llevando la
lectura a quienes tienen mayor dificultad de adquirir algún libro o material
impreso”, añadió la autoridad regional.

Pamela
Uriarte Lagos, directora ejecutiva de Fundación Cepas, añade que “uno de
nuestros principios rectores tiene que ver con fomentar la lectura desde
temprana edad y también la escritura creativa.

Así
que la llegada de este nuevo bibliobús tiene muchísima relevancia, ya que se
adaptó de manera óptima en la lógica de cumplir una labor desde la primera
infancia, es decir, para niños y niñas de educación inicial, además de recorrer
diariamente de 2 a 3 jardines infantiles de las comunas de Coronel, Lota y
Tomé”.

“Así
este Bibliobús, de modalidad inclusiva, cuenta con distintos soportes y
material bibliográfico y didáctico, ya sea “teatro de títeres, audiocuentos,
kamishibai, entre otros, que tienen como propósito despertar el interés,
concentración y atención en la lectura en las y los menores.

Sabiendo
que la pandemia los tuvo más de dos años frente a las pantallas, y los daños
que esta provoca en términos del desarrollo cognitivo y otros aspectos, retomar
el libro es fundamental para nosotros, más aún desde temprana edad”, recalca
Uriarte.

Para
Víctor Muñoz Villa, encargado de la Unidad de Fomento Lector de Fundación
Cepas, “contar, ahora, con este nuevo dispositivo móvil de lectoría viene a
reforzar, complementar y profundizar la labor que desempeñan en este ámbito, desarrollada
en distintas comunas y territorios de la zona, la cual se extiende por más de
dos décadas y enfocado en usuarios y usuarias que serán los futuros lectores y
lectoras de nuestro país, de ahí su valor e importancia”.

De los
cinco bibliobuses con que ha contado Cepas, cuatro de ellos han sido adquiridos
gracias a la adjudicación de fondos públicos y uno de ellos, gracias a la
donación de fondos de instituciones extranjeras.

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

catorce + cinco =