«Nada me divierte más que pintar» admite Fernando Botero, probablemente el escultor vivo más cotizado del planeta. Nacido el 19 de abril de 1932 y hoy día con 84 años de edad sigue gestando material para agrandar su legado artístico a nivel mundial.

El 2016 se registrará en la historia de Colombia y del mundo como un año fructífero en regalos y donaciones. Oriente fue testigo en agosto de este año al acoger una gran cantidad de muestras  pictóricas y talladas. El presidente Santos recientemente recibe de sus manos una escultura en honor al galardón recientemente evocado en virtud de los acuerdos de paz en dicho país.

Llamada La Paloma de la Paz, «La escultura, hecha de bronce y con 70 centímetros de altura, representa una paloma blanca con el pico dorado, regordeta como todas las obras de Botero, y reposa sobre una base que mide un medio. Fue traída desde Italia y hará parte del patrimonio cultural de la Casa de Nariño»

«El más colombiano de los artistas colombianos», así se nombra. Ha vivido en México y Nueva York y actualmente su residencia la hizo en París desde el año 1973.

Las características de las esculturas de Fernando Botero las podríamos resumir en:

  • Figuras voluminosas de amplias dimensiones.
  • Trabajo en bronce –cubre su mayor producción- y piedra blanca.
  • Las más destacadas: Serie Venus, La Mano y La Dama.

23 esculturas «gordas» conforman la plaza que lleva su nombre en la ciudad de Medellín en Colombia. Cada vez más las Galerías y los Museos a nivel mundial piden su producción y aunque el artista es también un gran pintor, desde siempre ha dejado a la escultura su legado.

Críticos han destacado la labor de este artista no solo por su técnica tan locuaz y dinámica «porque en el mundo Botero todo es redondo», sino porque la constancia de este artista también vincula los procesos sociales contemporáneos

La obra de este artista resulta notable por el impacto internacional que ha tenido. El rotundo éxito del que goza hoy, refleja la dedicación estudiando a profundidad los procesos técnicos, la historia de las formas artísticas, la vida de los artistas y sus prácticas, para hacer de su trabajo un proceso creativo, donde todo está muy pensado y controlado.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

6 − 3 =