Netflix incorpora nuevos títulos de catálogo todos los meses. Algunos arrasan y dan la sorpresa, mientras que otros parecen condenados a pasar un poco sin pena ni gloria por la plataforma. Hoy quiero llamar vuestra atención sobre el hecho de que hace poco llegó a Netflix una de las mejores películas de viajes en el tiempo de los últimos, la cual tiene además la curiosidad de contar con uno de los primeros papeles de Margot Robbie.

Algunos quizá sepáis ya que estoy hablando de ‘Una cuestión de tiempo’, la genial comedia romántica de ciencia ficción escrita y dirigida por Richard Curtis. 11 años han pasado ya desde su llegada a los cines y Curtis, que ante firmó ‘Love Actually’ y ‘Radio encubierta’, no ha vuelto a dirigir película alguna. Si eso cambia, seré el primero en el cine para ver lo que ha hecho, ya que con la que ahora nos ocupa tocó techo en su carrera.

Maravillosa

La premisa de ‘Una cuestión de tiempo’ es bien sencilla: un joven descubre que todos los hombres de su familia tienen la habilidad de viajar atrás en el tiempo, algo que el personaje interpretado por Domhnall Gleeson acabará utilizando para mejorar su vida amorosa. Sobre el papel, estamos ante una comedia romántica con un elemento disruptor que podría acercarla de forma peligrosa a la estupenda ‘Atrapado en el tiempo’, pero Curtis prefiere ofrecer una visión mucho más global de lo que es el amor.

La película juega durante muchos momentos la carta de unir lo divertido con lo encantador, sin olvidarse nunca de que existe un elemento dramático para que la cosa nunca se descontrole. Eso ayuda a que se sienta mucho más cercana que la gran mayoría de comedias románticas, y la buena química que muestran Gleeson y Rachel McAdams parece la guinda perfecta. Pero es que hay más, y es entonces cuando ‘Una cuestión de tiempo’ se eleva como una película única en su especie.

Aunque haya destacado la presencia de Robbie -la película realmente importante para la actriz ese mismo año fue ‘El lobo de Wall Street’-, su presencia aquí es más una curiosidad que otra cosa, ya que la auténtica arma secreta de ‘Una cuestión de tiempo’ es Bill Nighy. Un actor que uno siempre se alegra de ver en cualquier sitio y que aquí resulta fundamental para potenciar aún más esa cercanía a la que aludía antes.

Una Cuestion De Tiempo EscenaUna Cuestion De Tiempo Escena

Es verdad que Curtis se toma ciertas libertades con las reglas para el uso de los viajes en el tiempo y hay una decisión por parte del protagonista que puede causar rechazo en algunos espectadores, pero para mí son detalles menores en una película que rebosa vitalidad, es increíblemente entretenida y llega con mucha facilidad al corazón del espectador.

En Espinof | Las 11 mejores series de 2024 en Netflix

En Espinof | Las 7 mejores películas de 2024 en Netflix

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

3 + cuatro =