La escultura en bronce “Alas de México”, del mexicano Jorge Marín, será colocada de manera permanente en el Parque Norte de Madrid, en España. Después de ser colocada en Tel Aviv, Los Ángeles, San Antonio, Nagoya, Berlín, Singapur, Quebec, Costa Rica y, por supuesto, Ciudad de México.

Vale destacar que la escultura donada llega a territorio español para resaltar la unión de las dos ciudades capitales de ambas naciones que comparten un vínculo histórico, social, económico y cultural.

Las alas aluden a un símbolo de universalidad y libertad, destacan la importancia de la migración y el intercambio cultural que enriquece a las sociedades.

En cada país al que llega la escultura viajera adquiere nuevos significados con cada persona que se posa frente a ella, demostrando el poder que tiene el arte para establecer un diálogo, al promover el intercambio cultural, la interacción de la gente, sus símbolos y su cultura.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

19 − 15 =