Pocas veces en la vida se podrá ver a una intérprete de música clásica convertirse en portada de una publicación como Interviú, y mucho menos hacerlo emulando la conocida fotografía de Man Ray, El violín de Ingres, se trata de la violinista ruso-armenia Elena Mikhailova, otra gran rebelde del género clásico.

Poseedora de un gran talento, la violinista se ha caracterizado por crear controversia entre los círculos más puristas de la música clásica al destacarse por las singulares indumentarias que escoge para cada nueva actuación. Mikhailova defiende que así como a una estrella pop no se le exige vestir de monja, tampoco debería haber reparos en la vestimenta de un músico clásico.

Esta intérprete, que se ha convertido en musa de la diseñadora española Agatha Ruiz de la Prada, se suma a un movimiento que han encabezado varios virtuosos relativamente jóvenes de la música, entre los que podemos mencionar al británico James Rhodes, quien igualmente acude a varios de sus conciertos vistiendo una holgada franela, a veces con el nombre del compositor que interpreta en el pecho.

Elena Mikhailova elogia la valentía de Vanessa Mae, violinista al igual que ella que no ha sentido miedo al fusionar la música clásica con el pop, ofreciendo además originales puestas en escena que rompen con todos los estereotipos.

La sesión fotográfica que Interviú ofrece de Elena Mikhailova está inspirada en el trabajo de Man Ray, y de seguro dará mucho de qué hablar a los puristas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

14 + ocho =