Puede que su nombre no haya alcanzado la fama de personajes como Rodin, pero indiscutiblemente Miguel Blay se cuenta entre uno de los principales maestros de la escultura del siglo XX. Por esta razón, y con motivo a los ciento cincuenta años de su nacimiento, el Museo del Prado ha decidido hacer una exposición que se extiende hasta el 02 de octubre.

Veinte piezas componen la muestra Solidez y belleza, una exhibición que se encuentra concentrada en dos salas del museo madrileño y que tiene piezas maravillosas como Eclosión, Al ideal y Niña dormida.

Con esta sublime exposición, El Prado ha sacado a la luz buena parte de su colección permanente, catálogo que además intenta difundir entre sus visitantes, para dar mayor prestigio y valoración a los bienes artísticos que atesora este museo, considerado uno de los más importantes del mundo.

Miguel Blay se une así a nombres como Ingres, La Tour y El Bosco, puesto que la exposición de su obra escultórica abre sus puertas en el preciso momento en el que otros grandes maestros del arte (específicamente de la pintura), también son homenajeados en El Prado.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

18 − catorce =