La magnitud de los daños causados por el huracán Ian en el estado norteamericano de Florida pondrá a prueba la capacidad de respuesta de las empresas constructoras en Estados Unidos y representará un verdadero sobreestímulo para un sector vital para la economía.

Si bien la construcción en Estados Unidos venía experimentando un lento crecimiento con la paulatina normalización de las actividades tras la pandemia, será difícil predecir el repunte que registrará ante el aumento en la demanda de su concurso por causa de uno de los mayores desastres naturales registrados en la región.

Lo que sí es previsible es que la construcción en Estados Unidos experimente un excepcional crecimiento en los próximos meses, debido a la necesidad de recuperar la infraestructura y los daños sufridos por las poblaciones que estuvieron en el camino de Ian.

El huracán Ian puede haber causado hasta US$ 47.000 millones en pérdidas aseguradas, según las últimas estimaciones, lo que podría convertirlo en uno de los ciclones más costosos de la historia del estado de Florida.

Un cálculo, realizado por la empresa investigadora de pérdidas aseguradas por catástrofes naturales CoreLogic, señaló recientemente que las pérdidas ocasionadas por los vientos de Ian se aproximan a los US$ 22.000 millones, mientras que los daños causados por las inundaciones que produjo ascienden a unos US$15.000 millones.

Vinccler- El-huracán-Ian-forzará-un-crecimiento-exponencial-de-la-construcción-en-Florida

Estas cifras engloban las coberturas de los seguros privados y el Programa Nacional de Seguros contra Inundaciones de la FEMA. Estas estimaciones, por otro lado, no tomaron en cuenta los inmuebles que no tenían seguro por inundación, que son la gran mayoría en Florida.

Según datos de la consultora Milliman, solo 18,5% de las casas en los condados bajo orden de evacuación tenían un seguro con el organismo público encargado de dar esta cobertura. Estas cifras superan, por lo menos nominalmente, los US$ 26.500 millones en pérdidas causadas por el huracán Andrew en el sur de Florida en el año 1992, el cual fue calificado en su momento como el ciclón tropical más costoso en la historia del estado.

«Se trata de la tormenta más costosa en Florida desde que el huracán Andrew tocó tierra en 1992. Un número récord de casas y propiedades se perdieron por las características intensas y destructoras del huracán Ian.»

CoreLogic

Vinccler- El-huracán-Ian-forzará-un-crecimiento-exponencial-de-la-construcción-en-Florida

Claro que este desastre se traducirá en un aumento de la actividad constructora y se requerirá que las industrias relacionadas suministren más insumos, así como se estimulará el empleo y el financiamiento de proyectos de rehabilitación. Pero también son previsibles otros problemas, como el encarecimiento de los materiales por un repunte de la demanda.

El aumento del costo de los insumos de construcción había empezado a frenarse en los últimos meses por efecto de la desaceleración de la economía mundial. No había tanta presión sobre los industriales y las empresas de suministro. Sin embargo, es lógico que esto se revierta ahora. Por ejemplo, el precio de la madera había vuelto a los niveles anteriores a la pandemia, de acuerdo a CME Group, una empresa de mercados globales, y esto, seguro, se cortará abruptamente.

El paso de este huracán por el sur de Estados Unidos ha sido una verdadera tragedia en vidas y daños, y su impacto sobre el PIB estadounidense se calcula que pueda ser de 0,3 puntos, según algunos expertos. No obstante, al menos en lo económico, este perjuicio se diluirá en poco tiempo en la medida que avancen los trabajos de reconstrucción del estado.



Source link

No hay comentarios

Dejar una respuesta

doce + 8 =