El Ayuntamiento de Helsinki rechazó de una vez por todas la construcción de un nuevo museo de la franquicia Guggenheim en la capital finlandesa. El proyecto, que ha desarrollado por años muchas polémicas entre los sectores políticos, económicos y culturales de esta nación europea, queda descartado.

La idea surgió en el año 2011, cuando el alcalde de la ciudad, Jussi Pajunen sorprendió anunciando que deseaba replicar el efecto Bilbao en Helsinki, construyendo un nuevo museo de la franquicia de Nueva York. la Fundación Solomon R. Guggenheim se mostró complacida con la idea e iniciaron los trámites.

Cinco años más tarde la propuesta queda descartada, y no precisamente porque los miembros del Ayuntamiento de Helsinki rechacen la gestión cultural de las franquicias Guggenheim, sino por lo desigual de las condiciones para poner en marcha el proyecto. Al parecer, una buena parte del proyecto iba a ser financiada con fondos públicos, aun y cuando es una institución privada.

Varios representantes de la política y la escena cultural finlandesa, rechazan la construcción del nuevo Guggenheim y promueven que los esfuerzos sean enfocados en la edificación de un museo que apueste por el fomento del arte y la cultura locales.

Helsinki era una gran oferta para la franquicia Guggenheim debido a su cercanía con el mercado ruso, además de ser una de los centros indiscutibles de la arquitectura y el diseño nórdico.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

dos × cinco =