En 1940 Charles Chaplin presentó  su película de mayor éxito en taquilla, “El gran dictador”. Escrita, dirigida y protagonizada por el mismo Chaplin. En el film realiza dos papeles,  el del dictador Adenoid Hynkei (parodia de Adolf Hitler) y a un barbero judío.  En la película existe una escena que los críticos la consideran como la mejor del cine mudo. En ella vemos como el dictador juega con un globo terráqueo, dando a entender a que el tiene el mundo en sus manos. Pero al intentar dominarlo y lanzarlo como pelota este acaba pinchado, lo cual lo deja muy desolado.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

4 × cuatro =