La cúpula del santuario de Vicoforte en Piamonte, la más grande del mundo, ha sido centro de un original estudio a cargo de un profesor de la Universidad de Bolonia, que demuestra que el arte posee la capacidad de reducir el estrés, además de ser beneficioso para la mente y el físico.

Para corroborar su teoría, Enzo Grossi, profesor de la cátedra Calidad de vida y promoción de la salud en la casa de estudios boloñesa recurrió a 99 personas, con edades comprendidas entre los 19 y los 81 años.

Estas personas fueron llevadas a 63 metros de altura para poder ver de cerca los frescos que adornan la hermosa cúpula, que reproducen la Natividad de María. Antes de que las personas tuvieran la oportunidad de apreciar las pinturas de cerca, enfermeras tomaron muestras del nivel de cortisol (la hormona del estrés) en su saliva.

Los resultados fueron sorprendentes, pues luego de la contemplación, los niveles de cortisol se redujeron en un 60% en el 90% de las personas evaluadas. Un periodista del diario La Repubblica que participó en la experimentación confesó que arriba, tan cerca de las pinturas, experimentó una gran paz y bienestar.

Los resultados obtenidos por Enzo Grossi pueden abrir nuevas oportunidades para el arte en el tratamiento de enfermedades como el alzheimer o el cáncer.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

tres × 1 =