El pintor e impresionista francés, Hilaire-Germain-Edgar De Gas, nació en París en el año 1834, desempeñado por ser dibujante, escultor, pintor historicista y con alto impacto en el impresionismo, sin calar mucho dentro de la categoría de los impresionistas puros como Monet, Pissarro o Cézanne.

El también conocido Edgar Degas, se dedicó desde muy joven a la pintura, gracias a la desahogada economía familiar y al consentimiento de su padre, cuya cultura y sensibilidad ante lo artístico resultó fundamental en su etapa de formación.

En 1853 ingresó en el taller del pintor Félix-Joseph Barrias y en 1854 fue disciplinado por Louis Lamothe, seguidor de Ingres. No obstante, su privilegiada condición social le permitió conocer las colecciones particulares de pintura de la clase alta parisiense y formarse en la tradición clásica como autodidacta a través de múltiples viajes.

En casa de su tío el barón Bellelli, en Florencia, Degas tuvo acceso a copias y originales de Rafael Sanzio, Andrea Mantegna, Piero Pollaiuolo, Domenico Ghirlandaio y Sandro Botticelli.

La personalidad de Edgar era la de un ser algo retraído, sensible y tímido, cosa que le dificultaba relacionarse con su entorno. La inseguridad del artista hizo que tomara un poco tarde la decisión de involucrarse completamente en el mundo de la pintura y entender el arte pictórico como un ejercicio artístico, ajeno a las alegorías y al trasfondo moralista de los grandes cuadros de la historia.

Al retornar de París, tras una estancia en la Villa Médicis ubicado en Roma, Degas descubrió el fascinante mundo escénico que tanto exaltó en sus pinturas. Aunque el retrato de Mademoiselle Fiocre en el ballet La Source (1868, Brooklyn Museum, Nueva York), expuesto en el Salón de 1868, representa su aparición en el panorama artístico parisiense.

A pesar de que el pintor participó en numerosas exposiciones y mantuvo diferentes contactos con todos los pintores que lo constituían, le costó relacionarse con el movimiento impresionista, su negación sistemática a practicar la pintura al aire libre posee indudables resonancias realistas e incluso clásicas.

Para conocer mejor los logros artísticos de Edgar Degas así como la evolución de su idea de la pintura y la transformación en el tiempo, se pueden mencionar cuadros como: Jóvenes espartanas provocando a los muchachos (1860-1862), La familia Bellelli (1862), El desfile Caballos ante las gradas (1868), Interior La violación (1869), entre otras.

Degas se caracterizó por ser uno de los pintores con un estilo único, especialista en captar el movimiento del cuerpo, hasta un punto casi obsesivo, más de 200 obras están ambientadas en el Ballet y 80 de ellas lo muestra tras bambalinas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

20 − tres =