Coproducción
chileno-peruana muestra por primera vez los resultados de los últimos estudios
científicos realizados al niño, que entregan también información sobre su
origen y otras prácticas de la ceremonia Inca de la capacocha. 

El
estreno del documental “El Guardián de Los Andes” realizado hoy en el
Museo de Nacional de Historia Natural, reveló los últimos y significativos
descubrimientos sobre el niño del cerro El Plomo, cuerpo liofozilizado de un
menor de alrededor de 8 años, ofrendado al dios Inca Inti (Sol) hace
aproximadamente 500 años. 

La
coproducción chileno-peruana muestra los análisis que permitieron determinar
que el niño tiene afinidades con poblaciones del centro-
sur del actual Perú y entrega la verdadera causa del deceso, producido por
un traumatismo craneal en la práctica ritual de la capacocha, y
no por hipotermia como era la hipótesis que se manejaba hasta ahora.

 La
historia es narrada desde la perspectiva del niño ofrendado y fue fruto de un
largo trabajo iniciado en 2016 por el equipo dirigido por Fernando
Garabedián, que comenzó con la información proporcionada por el Museo Nacional
de Historia Natural, e incluyó visitas a la región de Puno y entrevistas a
historiadores locales y antropólogos.

También
participaron activamente las comunidades quechua y aymara de Cusco, además del
Centro Indígena CONACIN de Santiago, que ha participado de la celebración del
Inti Raymi en el MNHN desde 2009. 

El
productor general del documental y profesor de la Facultad de Comunicaciones de
la Pontificia Universidad Católica, José Antonio Soto, explica que “queríamos
contar la historia del niño inca del cerro El Plomo para acercar el
conocimiento científico a las audiencias.

Como
comunicadores, nuestro objetivo era encontrar la mejor manera de narrar la
historia del niño, su elección, su peregrinación y su ofrenda, de manera que el
público pudiera comprender mejor su vida. Esto permitiría darle sentido y
contexto a los hallazgos científicos que se han ido desarrollando”. 

Luego del lanzamiento, organizado por el Museo Nacional de Historia
Natural, la Facultad de Comunicaciones de la Pontificia Universidad
Católica de Chile, y el Centro de Cultura Indígena Conacin, la directora del
Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, Nélida Pozo, destacó “la
asociación pública, privada e internacional que hizo posible este documental”,
y puntualizó que “esta impactante producción nos revela nuevos detalles sobre
las prácticas culturales de los pueblos andinos que nos preceden en el habitar
de los territorios”.

 Grete
Mostny y la historia del hallazgo

 El
cuerpo del niño fue encontrado en 1954 por los buscadores de minas y tesoros
Guillermo Chacón, Luis Gerardo Ríos y su sobrino Jaime Ríos, en el
sector llamado «Piedra Numerada» del cerro El Plomo, a 5.400
metros de altura en la cordillera frente a Santiago.

El
hallazgo fue el primer descubrimiento de esta naturaleza efectuado en Chile y
se caracterizó por la calidad de su conservación, así como por la modalidad de
su enterratorio.

Gracias a la iniciativa de Grete Mostny, entonces jefa de la Sección de
Antropología y luego directora del museo, que destacó la invaluable importancia
cultural y científica que implicaba un hallazgo como éste, el cuerpo del niño
del cerro El Plomo se encuentra resguardado en el Museo Nacional de Historia Natural. 

El director del Museo Nacional de Historia Natural, Mario Castro, señaló
que “debemos agradecer la visión de Grete Mostny que logró adquirir al niño del
cerro El Plomo, pues en aquella época la legislación no protegía estos bienes
patrimoniales, situación que cambió en los años ´70 y hoy todo el patrimonio de
pueblos originarios es protegido por la Ley de Monumentos Nacionales”. 

Gracias a su gran estado de conservación, se han podido realizar
estudios por un equipo especializado y multidisciplinario con tecnología que no
existía anteriormente, proporcionada por la Clínica Alemana, además del
análisis genético facilitado por Illumina.

Al respecto, Patricio Hidalgo, presidente ejecutivo de Anglo American en
Chile indica que “quisimos tomar la oportunidad de apoyar la realización de El
Guardián de Los Andes, y hoy nos emociona y enorgullece ver los frutos del
valioso trabajo desarrollado por los distintos equipos -de investigadores y
audiovisuales- que han hecho posible conocer en profundidad la historia del
niño del cerro El Plomo”.

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

18 + 12 =