Arqueólogos descubrieron un fresco en una residencia de la antigua Pompeya que retrata al cazador mitológico Narciso, quien se enamoró de su propio reflejo en el agua.

La obra se encuentra en el atrio de la misma casa donde a fines del año pasado se descubrió un fresco que representa la seducción de la mujer mortal Leda por el rey de los dioses, Zeus, en forma de cisne, un relato de la mitología griega.

En ese sentido, la directora de Pompeya, Alfonsina Russo, aseveró que la «belleza de estas salas» ha estimulado la búsqueda de más tesoros para que en el futuro se pueda abrir la casa al público, al menos parcialmente.

Vale destacar que también se hallaron en el atrio una decena de envases de vidrio, ocho jarros de terracota y un embudo de bronce en el hueco debajo de una escalera. Con información de nota de prensa

No hay comentarios

Dejar una respuesta

14 − cinco =