Sotheby’s se vestirá de gala en noviembre, cuando la sede londinense de esta prestigiosa casa de subastas ponga al alcance de los mejores postores la colección de arte de David Bowie, un catálogo que, acompañado de algunas piezas de su mobiliario, asciende a unos 400 items.

Esta subasta ha sido anunciada como un gran evento, y para captar la atención de los compradores, en los meses previos a la subasta, las piezas serán exhibidas en Londres, Los Angeles, Nueva York y Honk Kong.

En la década de los noventa, cuando ya David Bowie había conseguido consolidar su fama como cantante, se interesó por el arte contemporáneo, y llegó a obtener consejos de figuras como Jeff Koons, Balthus y Tracey Emin, quien además lo ayudó en su crecimiento como artista visual.

El cantante se formó en la School of Art de Croydon, llegando a pintar y dibujar de modo intermitente a lo largo de su vida, especialmente cuando se encontraba en etapas de bloqueo creativo, y guardando con celo toda su producción.

Entre las obras que David Bowie llegó a coleccionar, se encuentran algunas piezas de Rubes y Tintoretto, un Basquiat que podría costar más de cuatro millones de euros y un readymade de Marcel Duchamp.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

veinte − cuatro =