Después de su estreno en Estados Unidos, esta semana llega a España Bikeriders: la ley del asfalto. ¿Vale la pena la nueva película de Jeff Nichols? Hablemos de ello.

Contenido

Sinopsis de ‘Bikeriders: la ley del asfalto’

Bikeriders: la ley del asfalto retrata una época de rebelión y de cambio en la cultura y en la gente de Estados Unidos. Tras un encuentro casual en un bar, Kathy (Jodie Comer), una mujer con carácter, se siente profundamente atraída por Benny (Austin Butler), el miembro más reciente de “The Vandals” (Los vándalos), un club de moteros del Medio Oeste liderado por el enigmático Johnny (Tom Hardy).

Al igual que el país, el club empieza a cambiar, y pasa de ser un lugar de reunión para los forasteros locales a convertirse en un punto de encuentro para un violento submundo, obligando a Benny a escoger entre Kathy y la lealtad que siente por sus compañeros.

Qué encontrarás en la película

Jeff Nichols, un director interesante con un currículum que incluye obras como Mud protagonizada por Matthew McConaughey y la aclamada Take Shelter, presenta su sexta película. A sus 45 años, Nichols sigue indagando en la esencia de la América profunda, particularmente del sur de Estados Unidos. Sin embargo, en esta nueva producción se aleja de su habitual contexto para narrar la creación de una banda de moteros en Chicago.

La película está basada en un libro fotográfico de Danny Lyon, quien convivió con los Outlaws, entrevistando a varios de sus miembros. Estas entrevistas constituyen el hilo principal de la película, centradas en las conversaciones del autor con la esposa de uno de los miembros de la banda, interpretada de forma sobresaliente por Jodie Comer. Austin Butler da vida a su marido, mientras que Michael Shannon, habitual colaborador de Nichols, también vuelve a trabajar con el cineasta.

Las interpretaciones del trío protagonista, completado por Tom Hardy, son uno de los puntos fuertes de la película. Hardy, en particular, nos regala una gran interpretación por la cual no sorprendería verlo nominado en los próximos premios Óscar. Para aquellos que tengan la oportunidad, recomiendo encarecidamente ver la película en su versión original.

Situada a finales de los años 60, la película sugiere que la motivación para formar esta banda surge tras ver la película de Marlon Brando, Salvaje de 1953.

La visión de Nichols sobre esta juventud rebelde es, sin embargo, bastante pesimista. Aunque los personajes no son juzgados directamente por el director, tampoco se les idealiza ni se les envuelve en un halo de misticismo. En esta historia, los rebeldes están destinados a perder, ya sea por entrar por el aro de las convenciones sociales o por llevar su rebeldía hasta las últimas y trágicas consecuencias.

La entrada Crítica ‘Bikeriders: la ley del asfalto’ se publicó primero en SOYDECINE.COM.

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

uno × cinco =