En el mundo de la música venezolana no solo se encuentran grandes interpretaciones de músicos increíbles, sino que el ritmo está acompañado de importantes instrumentos que le dan el toque justo y necesario a la música emblema de la identidad nacional.

Entre esos instrumentos que le dan vida a la música tradicional venezolana se destacan:

El arpa: es un instrumento de cuerda con cuerpo de madera (usualmente de cedro) y esbelta silueta. La más conocida es la de marco diatónico y su sonido es simplemente fenomenal.

El cuatro: es uno de los más usados y conocidos en el joropo venezolano. Considerado como la voz de mando. En la música llanera nunca ha de faltar y es típicamente venezolano; creado en esta tierra. Como su nombre lo indica, posee cuatro cuerdas y su armazón es similar al de una guitarra pero más pequeño.

El furruco: es muy parecido a un tambor. Posee en su centro una barra de caña brava prácticamente envuelta con cuero bovino curado. Sirve para marcar los bajos de las melodías, y se ejecuta presionando la barra de arriba abajo.

El tambor: es un elemento de percusión. Se trata de un gran cilindro de madera hueso, cubierto en la parte superior con cuero bovino o equino.

Las maracas: su estructura se asemeja a dos sonajeros pero más grandes, hechos de madera, huecos y llenos de piedras, semillas o cualquier elemento pequeño, los cuales al sacudir se golpearan en su interior creando un sonido sin igual y perfecto para marcar un compás.

Todos estos elementos hacen de la música venezolana un ritmo característico y distintivo en cualquier parte del mundo, fusionando el sonido de cada uno de ellos de una manera tal que hacen sentir venezolano a cualquiera.

Carmelo De Grazia Suarez

No hay comentarios

Dejar una respuesta

dos + cuatro =