Uno de los grandes maestros italianos del Barroco, su fugaz vida estuvo marcada por un talento sorprendente y por la controversia, pues Caravaggio no solo sorprendió al mundo con sus sorprendentes obras, también se caracterizó por ser rebelde, incomprendido y pendenciero, características que supo plasmar a su modo en los lienzos.

Como si no fuese suficiente con la historia que rodeó la vida del autor italiano, ahora la Pinacoteca de Brera en Milán sorprende exponiendo un lienzo que narra la historia bíblica de Judith y Holofernes, pintura que supuestamente le es atribuida a Caravaggio y que ha suscitado un verdadero escándalo en los círculos artísticos de la nación itálica.

La Galería Nacional de Arte Antiguo de Roma en el Palacio Barberini, y Capodimonte, habían rechazado exhibir esta obra, que fue encontrada en un trastero en una casa de Toulouse en Francia. La razón por la que la pintura había sido descartada, es porque se pone en duda su legitimidad y que pertenezca al maestro tenebrista.

James Bradburne, canadiense y actual director de la Pinacoteca de Brera, ha causado un revuelo inesperado, ocasionando incluso la renuncia de Giovanni Agostini, un gran experto de la historia del arte italiana, que pertenecía al comité científico del museo milanés.

La gestión de Bradburne está en entredicho, pues ha propiciado la exhibición de una obra de dudosa procedencia que proviene de una colección privada, sin antes hacer todas las averiguaciones que corresponden a la prudencia de un museo público.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

12 + 10 =