Astorga es una de las ciudades más emblemáticas de León. Cada año la visitan centenares de turistas y peregrinos, movidos por sus riquezas arquitectónicas y por la fe. En la ciudad española convergen el Camino de Santiago y la Vía de la Plata, dos rutas con una historia que se remonta a siglos de tradición.

El palacio Episcopal, uno de los principales atractivos arquitectónicos de Astorga, está firmado por Antonio Gaudí, el mismo arquitecto catalán que llenó de bellezas a la ciudad de Barcelona y que trazó la Sagrada Familia, edificación que permanece inconclusa.

Aunque el casco urbano de Astorga es pequeño, es rico en recuerdos romanos. Una muralla entre el río Tuergo y Jerga lo rodea, custodiando su legado cultural, integrado por las Termas Mayores y Menores y el templo Aedos Augusti, dedicado al emperador.

Aún es posible visitar las cloacas romanas de Astorga, así como el Domus, una antigua casa que data de la época romana que fue excavada y donde se conservan bastante bien hermosos mosaicos conocidos como “de los pájaros y el oso”.

El Museo Romano se encuentra ubicado en lo que fue anteriormente el foro. También es posible visitar la Ergástula, una edificación que funcionaba como depósito de esclavos y cárcel al mismo tiempo. A unos 5 kilómetros de la ciudad se encuentra el puente, una obra pública que resiste al paso de los años.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

18 − once =