La arquitectura sostenible involucra prácticas respetuosas con el medio ambiente en todas sus fases: desde la elección de materiales hasta el diseño de los proyectos. En este contexto, el papel de las agencias de calificación de sostenibilidad resulta fundamental. Su función consiste en evaluar y certificar la sostenibilidad de las empresas en sus procesos, tanto de producción como de gestión.

En el caso de las empresas fabricantes de materiales para la construcción, la obtención de estos certificados le otorga un valor añadido a su actividad. Los sellos de sostenibilidad aumentan la confianza de sus clientes, profesionales de la arquitectura y la construcción, ya que les permiten asegurarse de que la creación de sus materiales se ha hecho con todas las garantías medioambientales.

Fuente: iStock.

Factores ambientales, sociales y éticos

Las agencias de calificación de sostenibilidad miden el desempeño de las empresas atendiendo a tres factores, conocidos como criterios ESG: ambientales, sociales y éticos. De este modo, es posible valorar su actuación en lo relativo al cuidado del planeta; las relaciones con sus empleados, clientes, proveedores y comunidades locales; y el trato a sus accionistas.

Las puntuaciones ESG son calculadas por más de un centenar de agencias de calificación. No existe una forma única de calcularlas, sino que cada agencia emplea su propia metodología a la hora de ponderar los factores que influyen en el desarrollo de la actividad de una empresa.

La agencia de calificación MSCI, una de las más reconocidas a nivel global, puntúa a las empresas en función del grado de integración de los principios de sostenibilidad y responsabilidad social corporativa (RSC) en sus procesos. Estas puntuaciones van desde líder (AAA, AA) y media (A, BBB, BB) hasta rezagada (B, CCC).

Fuente: MSCI.

Por el contrario, la agencia Sustainalytics asigna puntuaciones de riesgo a las empresas, desde insignificantes hasta graves. Para ello, analiza hasta 250 indicadores diferentes, entre los que se encuentran el impacto medioambiental y social de sus materiales; la generación de residuos; el uso de los recursos; la seguridad y salud de sus trabajadores; entre otros.

Fuente: Sustainalytics.

Por otro lado, la agencia de calificación EcoVadis otorga medallas y distintivos como reconocimiento a las empresas que han completado su proceso de evaluación y demostrado la existencia de un sistema de gestión que aborda los criterios de sostenibilidad, de acuerdo con su metodología. Las medallas de EcoVadis son uno de los reconocimientos más fiables en materia de sostenibilidad a nivel internacional y se conceden al 35% de las empresas evaluadas cada año.

Fuente: EcoVadis.

Importancia de los certificados ESG en la arquitectura sostenible

Las puntuaciones concedidas por las agencias de calificación restan importancia a la oferta de productos de las empresas para sumársela al grado de sostenibilidad de su actividad. Los factores ambientales cobran especial relevancia como, por ejemplo, las emisiones de carbono, los objetivos de descarbonización, la eficiencia energética, la generación de residuos, entre otros.

El compromiso de estas empresas con la sostenibilidad se traduce en la integración de medidas de protección ambiental en sus procesos de producción, como el consumo de energías renovables o la reutilización del agua. Además, otras cuestiones vinculadas a factores sociales y éticos, como la seguridad y salud de los trabajadores, también influyen en la percepción que los profesionales de la arquitectura tienen de sus proveedores de materiales.

Por tanto, el papel de las agencias de calificación resulta clave para todos los agentes implicados en los proyectos arquitectónicos. Por un lado, para las empresas proveedoras de materiales, impulsándolas a implementar buenas prácticas ambientales y laborales, y por el otro, para los profesionales de la construcción, que pueden tomar decisiones informadas a la hora de adquirir materiales sostenibles.

El aumento de la concienciación sobre el cambio climático y el impulso de medidas por parte de las instituciones europeas para reducir la huella de carbono en el sector de la construcción provoca que los profesionales de la arquitectura valoren a sus proveedores por la sostenibilidad de su cadena de valor. La promoción de prácticas más respetuosas con el medio ambiente desde el inicio de un proyecto es parte del camino para alcanzar la neutralidad climática en los próximos años.

Fuentes

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

cuatro + veinte =