En lo que confiamos que George R.R. Martin esté escribiendo ‘Vientos de invierno’ (ya empieza a ser meme esto), el autor detrás de ‘Canción de Hielo y Fuego‘ está siguiendo muy atento la emisión de la temporada 2 de ‘La casa del dragón‘. En su Not a Blog, el escritor ha escrito largo y tendido sobre sus impresiones con los dos primeros capítulos de esta tanda.

Y entre las cosas que ha hecho notar se encuentran los eminentes cambios entre el texto original y la serie de HBO/Max, una cuestión con la que suele tener sus más y sus menos tal como expresó hace un par de meses. Sin embargo, se ha visto completamente entusiasmado con un personaje agregado durante los primeros capítulos de la temporada: un perro.

Tarde de perros

Un perro que como todo buen animal en pantalla resulta ligeramente robaescenas, para bien y para mal y al que vemos en apenas un par de escenas separadas con Queso (Mark Stobbart) como protagonista. Para Martin, si bien no le hace gracia este tipo de adiciones, la incorporación del chucho fue brillante.

«Yo… ejem, no suelo ser fan de los guionistas añadiendo personajes al material original cuando adaptan una historia. Especialmente no cuando el material fuente es mío. Pero ese perro fue brillante. Estaba preparado para odiar a Queso, pero le odié incluso más cuando pateó a ese perro. Y después, cuando el perro se queda a sus pies, mirando arriba… eso casi rompe mi corazón. Algo tan pequeño… tan pequeño perro… pero su presencia, los pocos momentos que estuvo en pantalla le dio al cazarratas mucha humanidad. Los seres humanos son unas criaturas tan complejas. La presencia silente de ese perro nos recordó que incluso el peor de los hombres, el vil y el venal, pueden amar y ser amados.»

«Ojalá se me hubiera ocurrido ese perro», asegura finalmente Martin, «no lo hice pero alguien más lo hizo. Me alegra eso.» También hay que decir que la naturaleza del material original (‘Fuego y sangre’ no deja de ser una crónica enciclopédica) da bastante manga ancha para reinterpretar e incorporar elementos.

Recordemos (y spoilers en este párrafo) que Queso y Sangre son los infames barriobajeros que fueron reclutados para cobrar una deuda de sangre por parte de Daemon Targaryen en ‘Hijo por hijo’. Tras cumplir el trabajo y ser capturados, Sangre fue masacrado por el rey, mientras que Queso acabó ahorcado en toda una purga de cazarratas… con el perro quedándose a los pies de su cuerpo.

En Espinof | Las grandes diferencias en la cruel escena de Sangre y Queso

En Espinof | Las mejores series de 2024

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

19 + trece =