El cine, a lo largo de su historia, le ha regalado a los espectadores alrededor del mundo cualquier cantidad de imágenes que se han quedado plasmadas en sus imaginarios colectivos. Y es que de eso se trata el cine, de contar historias a través de herramientas visuales lo suficientemente contundentes para que las personas vivan una experiencia trascendental y jamás olviden que han sido parte de ella.

Que no todo el cine tenga éxito en ese cometido es algo muy cierto. Que la mayoría, de hecho, no lo haga es también una realidad. Obvio, es una industria demasiado grande y con infinitas creaciones. Sin embargo, si hay algo que nadie puede dudar ni negar es que desde su creación, el séptimo arte ha dejado muchas escenas dignas de ser enmarcadas.

Autores, críticos y expertos de todo el globo creen tener la razón cuando hacen apreciaciones de lo que, para ellos, son las escenas más icónicas de la historia del cine. Son pocas veces las que coinciden, sí, pero es en esas coincidencias en las que hay que enfocarse a la hora de intentar plantear una lista. HispanoArte ciertamente lo ha intentado, y a continuación se muestran solo siete de esas escenas:

La Ducha / PSICOSIS (Alfred Hitchcock – 1960)

Primero que nada, toda la cinematografía de Hitchcock está poblada de escenas míticas. Sin embargo, es la secuencia de la ducha de este film la que salta a la memoria cuando entra en conversación el nombre del realizador británico. Todas, absolutamente todas las listas que enumeran las escenas más emblemáticas del cine la tienen en los puestos más altos.

Yo Soy tu Padre / STAR WARS: EL IMPERIO CONTRAATACA (Irvin Kershner – 1980)

Otra unánime coincidencia nacida de una saga que también está llena de planos memorables. La escena en cuestión que identifica a esta serie de películas no puede ser otra sino la revelación de parentesco que hace el villano hacia el héroe. Imborrable.

Soy el Rey del Mundo / TITANIC (James Cameron – 1997)

Una muy ya clásica escena se desprende de esta taquillera y laureada historia de amor enfrascada en la tragedia del malogrado trasatlántico. La proa del barco es protagonista, y allí Leonardo DiCaprio le grita al mundo entero que él es su rey.

Cruce de Piernas / BAJOS INSTINTOS (Paul Verhoeven – 1992)

hispanoarte-bajos-instintos-y-su-clasica-escena

Una secuencia que encumbró a Sharon Stone a lo más alto del firmamento cinematográfico. Un cara a cara emblemático con un cruce de piernas más que revelador que jamás será olvidado por nadie en la historia del mundo.

El Vestido Ondeante / LA TENTACIÓN VIVE ARRIBA (Billy Wilder – 1955)

Otro plano que catapultó a lo más alto a quien nadie creía que podía llegar más alto. Marilyn Monroe y su vestido azotado por el viento es más que un ícono de la cultura popular. Inolvidable.

Canto, Baile, Felicidad y Lluvia / CANTANDO BAJO LA LLUVIA (Stanley Donen y Gene Kelly – 1952)

Muchos dicen que la escena en la que Gene Kelly hace honor al título de la película y canta y baila alegremente bajo la lluvia es el momento musical de mayor brillantez de la historia cinematográfica. Quienes dicen eso tienen toda la razón.

La Despedida / CASABLANCA (Michael Curtiz – 1942)

Una secuencia que es el final de la película (y de la misma historia de amor que allí se cuenta) protagonizada por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman. De los desenlaces más tristes e inolvidables que se recuerden.

La lista pudiera seguir. Las coincidencias entre los expertos son más de siete, eso es seguro. Títulos como Lo que el Viento se llevó, King Kong, El Señor de los Anillos, El Gran Dictador, Mujer Bonita, Pulp Fiction, Taxi Driver, El Padrino, El Caballero de la Noche o Ghost tienen secuencias tan imborrables como las antes presentadas. Sin embargo, como todo en la vida, el séptimo arte es también una cuestión de apreciación.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

3 × 1 =