Cuando pensamos en una historia real, es inevitable que se nos pongan los pelos de punta porque, en la mayoría de los casos, este tipo de cintas se vuelven en el retrato fiel de escabrosos sucesos, y esta cinta que cumplió poco más de 20 años no es la excepción, ya que supo combinar una historia verídica con la ciencia ficción para lograr una trama que nos mantiene al filo del asiento cada segundo.

‘El pacto de los lobos’ es una película de 2001 que transforma un acontecimiento de la vida real en una mezcla de géneros digna de ser disfrutada mientras nos ofrece un cast de primera clase, una producción digna y secuencias de acción complementadas con una atmósfera oscura y densa.

Tomando como base el pánico de la Bestia de Gévaudan que genuinamente se desarrolló durante la década de 1760, y en la que una avalancha de misteriosos ataques de animales que provocaron el antiguo triunvirato de histeria, miedo y atribuciones sobrenaturales.

Aunque no es ni mucho menos la primera película que aborda este tema, la película de acción de Christophe Gans marcó un gran cambio para el cine francés y sigue siendo hasta el día de hoy un bien logrado recuento directo de la leyenda de Gévaudan, inventando personajes y dando su propio giro distintivo a la historia, que se entrelaza con otros acontecimientos históricos para lograr darnos un mejor contexto.

En el centro de la historia tenemos a Grégoire de Fronsac (Samuel le Bihan), un médico, explorador y notorio libertino enviado a la remota provincia rural para investigar los asesinatos, al que lo acompaña Mani (Mark Dacascos), un hombre que trae consigo habilidades curativas y de lucha por demás inusuales

Además de la caza de monstruos, de Fronsac tiene otras cosas en mente, como tener un romance con Marianne (Émilie Dequenne), la estimada hija del conde local, y pasar su tiempo libre en un burdel con la misteriosa Sylvia (Monica Bellucci), aunque también nos encontramos con otros personajes significativos en la historia, como el sacerdote local Sardis (Jean-François Stévenin), quien le dice a su asustado rebaño que la presencia de la Bestia ha sido ocasionada por su pecado; y el hermano de Marianne, Jean-François (Vincent Cassel), un cazador experimentado que ha pasado un tiempo en África.

Si tenemos que enfatizar algunos logros de esta cinta, es la de haber introducido el uso de las artes marciales como una forma de pelea en sus secuencias de acción, un detalle que muchos críticos consideraron fuera de lugar, pero que, como lo hizo ‘Matrix’ (justo en el mismo año de estreno), se convirtió en un recurso muy utilizado en las cintas de acción, como lo fue también el uso de la cámara lenta.

Con dos horas y 22 minutos de duración, la verdad es que esta cinta nunca decae en su ritmo, considerada como «una maravilla del postmodernismo en el cine:  una aventura samurái con acción en Hong Kong y un toque irónico del western americano» como escribe Ella Taylor de LA Weekly.

‘El pacto de los lobos’ está disponible en AppleTV+.

En Espinof:

Ver fuente

No hay comentarios

Dejar una respuesta

cinco × cinco =