Luego de quemarse y desaparecer durante el periodo de la Guerra Civil Española (1936-1939), una Virgen gótica del siglo XIV regresará a la iglesia de Valldossera, en el término de Querol (Tarragona).

El mérito se lo lleva la historiadora del arte Francesca Español, que durante años ha rastreado y al fin localizado la escultura, al contar con la generosidad del anticuario Albert Martí, encargado de donar la pieza a su lugar de origen. El incendio alteró la obra al ser restaurado el alabastro con que fue hecha, por lo que su valor y edad original había sido ocultada; pero el dueño de la tienda en Barcelona (donde se hallaba la Virgen) había asegurado que la compró en Els Encants, por lo que pensaba que era falsa.

La obra llevaba más de 80 años desaparecida

No obstante, la experiencia de Español en esculturas góticas le hizo reconocer la imagen, algo que confirmó al observar una postal de la misma Virgen, pero en su estado original, en una librería del Barrio Viejo de Girona. Por lo cual, la pieza de un poco más de un metro de altura debería volver al arzobispado de Tarragona, pero esta ya no se encontraba en el mercado: “Volví a la tienda pero la pieza ya no estaba. La había comprado un anticuario”, explicó Español, quien localizó al segundo dueño de la pieza, Albert Martí i Palau (Palau Antiguitats).

Martí al ser un experto, no dudó de la autenticidad de la Vírgen a la hora de comprarla, pero al descubrir su origen ilícito no tuvo inconvenientes a devolverla. “No la había puesto a la venta porque antes tenía que restaurarla, pero cuando supe su origen, yo como historiador del arte lo tuve clarísimo: las cosas robadas siempre están robadas aunque pasen veinte, cincuenta o cien años. Venderla otra vez hubiera sido añadirle más ilegitimidad” aseguró el anticuario.

Una vez que esté restaurada, la Virgen gótica regresará a esta iglesia de Cataluña.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

dieciseis + quince =