La escultura de terracota de la Virgen María con un Niño Jesús riendo sentado en su regazo ha formado parte de la colección del Museo Victoria y Alberto de Londres desde 1858, pero sus responsables sorprendieron al mundo al anunciar hace sólo unos días que la obra fue creada por el propio Leonardo da Vinci.

Según los comisarios de la exposición “Verrochio: Maestro de Leonardo, en el Palazzo Strozzi”, es la única escultura superviviente de Leonardo, y dicen que la creó alrededor de 1472, cuando tenía 19 o 20 años, mientras estudiaba con el artista florentino Andrea del Verrochio.

Una noticia en The Guardian señala que los periodistas que asistieron a la rueda de prensa de la exposición se mostraron “atemorizados” al recibir la noticia de que la escultura era de Leonardo.

Durante años, el trabajo fue atribuido al artista Antonio Rossellino, pero el experto de arte italiano Francesco Caglioti, uno de los responsables de la nueva atribución, afirma que no hay evidencia real que permita afirmar que la escultura fuera obra de Rossellino.

Según Caglioti, la sonrisa enigmática de la Virgen María es similar a las expresiones encontradas en otras obras de arte creadas por Leonardo, incluida la Mona Lisa.

Con información de nota de prensa

No hay comentarios

Dejar una respuesta

dos × dos =