José Ángel Vizcaíno es un joven bailarín mexicano de 15 años. Un día, siendo un niño de cuatro años y paseando con su mamá, entró corriendo a la Academia de Danza Doris Topete y quiso estudiar allí. Le gustaron los movimientos, la cadencia y la elegancia de los bailarines que vio en el salón de clases. Hoy tiene 15 años de edad y estudia en una de las escuelas de danza clásica más importantes del mundo, la John Cranko Schule, en Alemania.

Vizcaíno consiguió una beca completa y le fue renovada por dos años. Pero, su familia no tiene los fondos suficientes para pagar su estancia en Alemania. Aunque habilitaron un crowdfunding, la respuesta no ha sido la esperada así que por los momentos quiere asegurar el dinero para el boleto de ida al país germano.

José Ángel entrena tres horas diarias. Pero lunes y miércoles baila hip-hop. Bailar hip-hop y jugar fútbol son las actividades que realiza cuando quiere olvidarse del ballet. Sus obras favoritas son Don Quijote, Cisne Negro, La Bayadera y El Corsario. Prefiere ver bailar a los hombres; le parece que en sus movimientos hay más dificultad.

“La danza se ha convertido en mi vida. El ballet me lo ha dado todo, me ha permitido viajar, conocer muchas culturas y, por sobre todas las cosas, me ha permitido expresar mis sentimientos. Mi sueño es convertirme en un bailarín profesional. Que me hayan renovado la beca me dio un gran alivio, todo lo que viví en el último año no fue en balde”, expresa Vizcaíno.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

veinte − 16 =