El director Michael Curtiz presentó en 1942 la cinta Casablanca, en la que se narra una historia romántica que sucede en la ciudad marroquí de Casablanca. La cinta se encuentra basada en la obra teatral Everybody comes to Rick’s, de Murray Burnett y Joan Alison y es protagonizada por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman.

La escena final es una de las más destacadas del film, debido a que el público se esperaba un final feliz y ocurre todo lo contrario. Pero lo especial de esa última toma es su conocida frase “siempre nos quedará París”, la cual es todo un icono en el cine mundial.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

tres + Diez =