Fast & Furious: Hobbs & Shaw”, el último episodio de la saga preferida por los amantes de rápidos y furiosos, conserva el primer lugar de la taquilla norteamericana pero con muchos menos espectadores.

La película, recaudó 25,4 millones de dólares en su segundo fin de semana en las salas de cine. La semana pasada, la superproducción había recolectado más de 60 millones de dólares en Estados Unidos y Canadá.

Una pérdida de velocidad considerable pero suficiente para mantener el primer lugar, por delante de “Historias de miedo para contar en la oscuridad” (20,8 millones), un filme de terror dirigido por el noruego André Ovredal y producido por el mexicano Guillermo del Toro.

El tercer lugar fue para el “Rey León” de Disney, una nueva versión de la película animada de 1994 que emplea imágenes hiperrealistas generadas por computadora, y que recolectó 20 millones de dólares.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

ocho + nueve =