El tenor español Plácido Domingo recibió este domingo una cálida ovación en la Ópera de Zúrich (Suiza), con su encarnación de Nabucco en la ópera homónima de Verdi. Con este papel regresa a los escenarios de Europa tras dos meses complicados en Estados Unidos por las acusaciones de acoso sexual en su contra.

En las últimas semanas, Domingo vio como perdía el cargo de director general de la Ópera de Los Ángeles y era vetado en varios teatros norteamericanos. Pero este domingo fue arropado por el público que desde distintos países se dio cita en la ciudad Suiza y le dedicó un largo aplauso al final de la representación.

También al final de la ópera le esperaron 15 minutos de ovaciones. Domingo tuvo que saludar con reverencias varias veces en el escenario junto a sus compañeros de elenco, en el que también destacó la soprano Oksana Dyka en el papel de Abigail, la pérfida hija de Nabucco.

Vale destacar que el español fue acusado en agosto por 20 mujeres que lo señalaron por diferentes casos de presunto acoso y abuso sexual en una investigación periodística de la agencia The Associated Press.

Mientras continúan estas acusaciones y sus problemas en Estados Unidos, los teatros europeos mantienen sus compromisos con el español. En principio tiene programado actuar en Moscú el próximo jueves, 17 de octubre, y en Viena los días 25 y 28. Allí interpretará el papel protagonista de Macbeth.

Con información de nota  

No hay comentarios

Dejar una respuesta

once + 13 =