¡No, no fue un ataque terrorista! ¡Sí, si fue un producto tóxico! Esto es lo que se supo luego de que se tuviera que desalojar el Museo Arqueológico Nacional (MAN), en Madrid, el pasado viernes a las 10:30 am, hora local.

¿El causante? Una pintura impermeable, que tenía algún tipo de agente dañino para la salud, y causó que la intervención de los servicios de emergencia. Pero hasta los momentos no se ha detectado ninguna mala intención detrás del incidente.

“Han utilizado algún tipo de resina o producto que, pese a no ser tóxico, sí que ha provocado irritación, mareo y dolor de cabeza en la gente que estaba en el Museo”, contó el portavoz del recinto, que ordenó el desalojo de los visitantes por precaución, debido al malestar que afectó a los empleados.

Fueron un total de seis trabajadores los que sufrieron las emisiones de este producto, pero ya fueron atenidos por el Samur, la Protección Civil de la capital española, y se encuentran fuera de peligro. Por su parte, un portavoz del ministerio de Educación, Cultura y Deporte dio a conocer que es debido a las reparaciones que se hacen el sótano del Museo, es que se emplearon pinturas de este tipo para las paredes.

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

4 × dos =