La pintura de la virgen de Coromoto realizada por el artista venezolano Ismael Mundaray se instaló en la catedral de Notre Dame de París, en una iniciativa promovida por la abogada Elvia Rodríguez en la búsqueda de la paz y la conciliación en Venezuela.

“En la actual y dura realidad del sufrimiento del pueblo venezolano, ninguna acción es desestimable para contribuir a devolver a nuestra tierra un presente de paz, justicia y progreso”, afirma Rodríguez.

Vale destacar que Ismael Mundaray es uno de los pintores destacados de la Venezuela de los 80, y que hace 28 años se instaló en la capital francesa, desde donde su arte ha recorrido el mundo. El artista nació en Caripito, estado Monagas en 1952, y su pintura, al arrullo de las aguas del río y las culturas de las comunidades indígenas de la zona.

“Fueron meses de trabajo consagrado a este ícono, y solo la virgen sabe cómo lo logré, porque yo nunca había pintado imágenes religiosas”, expresó el pintor sobre su trabajo.

La obra es un acrílico sobre tela, de 92×73 cm, que, con el marco español tallado alcanza los 112×102 cm. En ella se observa la virgen con el niño, con predominio de los tonos rojo, amarillo, dorado y blanco.

Con información de nota de prensa

No hay comentarios

Dejar una respuesta

16 − 12 =