El Museo de Quai Branly presenta ante su público la exposición Picasso primitivo, una muestra del reconocido artista malagueño en la que se evidencia el enorme interés que sintió el maestro cubista por las culturas asiática y africana, y cómo este gusto se reflejó en sus creaciones y repercutió en el posterior arte europeo.

Es bien conocida la relación que estableció Picasso con creadores como Wifredo Lam, artista de origen cubano que supo reflejar magistralmente el tema de la africanía en su creación, y por el que el maestro español sintió gran admiración e interés.

El gusto de Picasso por lo africano surgió a comienzos del siglo pasado, cuando adquirió una estatuilla elaborada con un artesano de las Islas Marquesas. Este sería el inicio de una gran afición, al punto que el autor del Guernica llegó a tener una colección personal de piezas de procedencia africana y oriental.

Las señoritas de Avignon, cuadro manifiesto del Cubismo, es también un foco de influencia africana inagotable. Los especialistas no se cansan de descubrir en la emblemática obra picassiana símbolos, elementos y guiños hacia las culturas de este continente, afición que puede corroborarse en la exposición del Quai Branly en París.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

cuatro × cinco =