En la capital francesa, el conocido Moulin Rouge, el cabaret francés famoso por sus bailarinas de cancán y sus disfraces de plumas de avestruz, expone esta semana 130 años de su historia.

El local nocturno está de aniversario y como cada noche las 60 artistas, de 14 países, giraron y bailaron en el espectáculo “Feerie”, la pieza principal del repertorio del Moulin Rouge.

Esta vez el cabaret dejó ver los camerinos, esos lugares sagrados a los que no tienen acceso los 600.000 espectadores que acuden cada año. El objetivo fue reconocer los que ocurre tras bastidores con la coreografía de la sofisticada maquinaria de cambios de vestuario y de la escenografía.

El Moulin Rouge sigue fiel a las tradiciones de su fundación, el 6 de octubre de 1889. Por aquellos tiempos las mujeres se ganaban la vida lavando ropa de día y se transformaban en bailarinas de noche.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

cuatro × 3 =