En la provincia española de Badajoz, el escultor Pablo González Lapeña, develó la escultura, en medio de la celebración del Día Nacional del Emigrante en Alburquerque.

La obra, consta de una pareja con una niña en los brazos de su madre y una maleta, símbolo de migración, como homenaje a quienes en los años 60 y 70 dejaron la provincia.

La hija del escultor sirvió de inspiración para la realización de la niña que forma parte de la escultura.

La develación de la escultura, que fue financiada por una pareja de emigrantes, contó con la presencia del alcalde Ángel Vadillo, albuquerqueños y emigrantes, quienes admiraron la gran obra, cargada de historia del pueblo español.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

catorce − catorce =