Durante la edición número 58 de la Bienal de Venecia, un promedio superior a las más de mil personas diarias han visitado el pabellón de Venezuela para apreciar la muestra titulada “Metáfora de las tres ventanas”, una propuesta colectiva configurada con los discursos plásticos de Natalí Rocha Capiello, Nelson Rangel, Ricardo García y Gabriel López

Dicha pieza aborda desde el lenguaje plástico los temas de la ancestralidad, el petróleo y la migración. Específicamente, Natalí Rocha Capiello ofrece su muestra de arte textil De tripas corazón, sobre los muros fronterizos que a sangre y fuego separan familias, cuerpos, culturas, sueños y anhelos; y Nelson Rangel con Las caras de la guerra se vale de experimentaciones ópticas para buscar el alma de la cotidianidad en nuestros espacios urbanos.

Por su parte, Ricardo García aportó a la representación venezolana a este encuentro internacional de arte un corpus agrupado bajo el título Lo crudo de la bestialización, pinturas de gran formato que se refieren a la cultura del petróleo que problematiza al exponerlas en la dicotomía civilización-barbarie; y finalmente está presente Gabriel López con El viento como palabra, una instalación que muestra, en un discurso articulado con máscaras, las distintas etapas de nuestra identidad como pueblo.

Carlo Scarpa, arquitecto italiano, es el creador del pabellón que acoge año a año a las representaciones venezolanas a las bienales de arte y arquitectura de la conocida ciudad fluvial italiana, donde asisten turistas, artistas, curadores, amantes de la plástica, residentes locales, personal diplomático y especialistas.

Con información de nota de prensa

No hay comentarios

Dejar una respuesta

13 + seis =