El mundo del arte puede ser cruel, en especial en el ámbito de la pintura. Y no es por las creaciones en sí, sino por el destino de los diferentes artistas, que en muchas ocasiones no llegan a ser famosos por sus obras en vida. Afortunadamente este mundo también puede ofrecer lo contrario: darle reconocimiento a una persona aún después de su muerte.

Este es el caso de Oswaldo Vigas (1923-2014), pintor y muralista venezolano cuya obra realizó entre Francia y Venezuela, y giró en torno a una síntesis original entre las raíces culturales de América Latina y las corrientes plásticas más actuales de la modernidad. Y para rendir honor a su trabajo varias de sus obras fueron presentadas en el Sotheby’s Contemporary Art Day Auction (Subasta del día de arte contemporáneo de Sotheby’s), en la ciudad de Nueva York.

El evento, que es un exposición de obras de los artistas más reconocidos del mundo, es famoso por convertirse en el líder en el mercado de arte contemporáneo, al realizar fuertes subastas y donde las creaciones de Vigas, “Objeto blanco” (1955) y una pieza “Sin título” (1969) fueron exhibidas el 17 del presente mes. Alcanzando la primera pieza, perteneciente al período constructivista, un total de USD$ 106,250 y la segunda, en donde lo geométrico derivó en estructuras rigurosasuna, obtuvo una suma de USD$ 93,750.

“Era un verdadero modernista, estableció un nuevo lenguaje artístico de fuentes personales, antiguas y contemporáneas”, señaló Katja Weitering, directora artística del museo CoBrA y co-curadora de la retrospectiva itinerante Oswaldo Vigas: Antológica, 1943-2013

Las obras de Vigas ya había estado presentes, durante las últimas dos décadas, en las subastas internacionales más importantes del mundo artístico. Incluyendo el caso de las casas Christie’s, en Londres y la misma Sotheby’s, en Nueva York.

“Objeto Blanco” es parte de su periodo constructivista

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

15 + quince =