Recientemente falleció en la ciudad de La Habana, Carlos Repilado, Premio Nacional de Danza 2016 de Cuba.

Vale destacar que su trabajo con diseño de luces, escenografía y vestuario en producciones tanto teatrales como danzarias, lo convirtieron en un artista imprescindible.

Carlos Repilado, de 80 años, se dedicó a hacer, como quien dice, aquello que no se ve pero se siente. No hay buena obra teatral sin buenas luces, ni una gran puesta danzaria sin un atractivo vestuario.

Su trabajo en el mundo del arte, que comenzó ha mediado de los 60, lo llevó a ser uno de los imprescindibles del Ballet Nacional de Cuba. También se desarrolló como asistente de dirección, trabajando con otros artistas como Vicente y Raquel Revuelta, Bertha Martínez, Abelardo Estorino, Martha Valdés, Adolfo de Luis, Armando Suárez del Villar o Héctor Quintero.

En 2016 se le reconoció su obra con el Premio Nacional de Danza, lo que generó muchas críticas sobre si era o no justo entregárselo.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

10 + 16 =