Venezuela es un país que tiene mucho para ofrecerle al mundo… y no, no estamos hablando solo de petróleo, beisbolistas o mujeres hermosas. Nos referimos, por supuesto, a profesionales de gran nivel como científicos o músicos… ¡Músicos! ¡Vaya que este país ha producido enormes talentos que copan la escena global! ¿Un ejemplo? Mirtru Escalona Mijares (Ciudad Guayana, 1976).

Este joven y virtuoso compositor, uno de los más importantes y sobresalientes de la escena musical tanto local como internacional, es todo un prodigio nacido de las entrañas de El Sistema y todo un ejemplo a seguir para las generaciones de artistas que aspiran hacerse un nicho en tan particular panorama planetario.

¿Por qué aseguramos eso? Primero, porque es un erudito con títulos y maestrías de las escuelas de música de Blanc-Mesnil y de Pantin, del Conservatorio Nacional de Estrasburgo y del CNSMD de Lyon. Segundo, porque se trata de un hombre humilde que se define a sí mismo como compositor, pedagogo y padre de familia. Luego, porque es muy consciente de lo que hace. “Es normal que el gran público no esté familiarizado con mi nombre ya que no hago una música comercial sino, como muchos de mi colegas, realizo música de concierto, la cual debe ser escuchada activamente ya que tiene un discurso propio”.

Los que sí han escuchado de Mirtru Escalona Mijares, sin embargo, vaya que conocen la razón de su creciente popularidad. “Mi nombre es familiar en el medio porque he tenido la suerte de que mi obra haya sido premiada y reconocida en el país y en el extranjero, además de tener la dicha que sea interpretada por prestigiosos músicos en diferentes festivales y salas de conciertos en Europa, Latinoamérica y Venezuela”.

En ese sentido, vale decir que, a lo largo de su carrera, Escalona Mijares ha recibido una buena cantidad de premios y reconocimientos a su obra y talento. Entre ellos destacan:

  • Premio Finalización de Estudios SACEM (París, 2003)
  • Finalista Concurso de Composición XXV Aniversario OSMC (Caracas, 2005)
  • 2do Premio Concurso de Composición Xicöalt-Aspekte (Salzburgo, 2005)
  • Earplay Donald Aird Memorial Prize (San Francisco, 2006)
  • Premio Municipal de Música Sinfónica Breve (Caracas, 2007)
  • Mención Honorífica Premio Municipal Música de Cámara (Caracas, 2007)
  • Finalista Sonidos Eléctricos – Concurso de Música Electroacústica (Dublín, 2007)
  • 1er Premio Concurso Internacional de Composición 26 (Turín, 2008)
  • 1er Premio Concurso de Composición quinto Sun River (Chengdu, 2008)
  • Finalista Concurso de Composición sexto GRAME Internacional (Lyon, 2008)
  • 1er Premio Concurso de Composición Kuhmo International (Kuhmo, 2009)
  • Mención de Honor del Concurso de Composición del Conservatorio de Milán (Milán, 2009)
  • Finalista Premio Internacional Música para la Excelencia en Composición (Thessaloniki, 2009)
  • Premio de Composición Aniversario Universidad Simón Bolívar (Caracas, 2010)

Mirtru es, además, miembro de la Red Iberoamericana de las Artes Sonic (REDASLA) y de la Sociedad Venezolana de Música Contemporánea (SVMC), entre otras.

Mucho de lo especial de la música de Escalona Mijares viene de su pasado, uno que combina influencias de un país multicultural y a la vez cohesionado como Venezuela. “Nací en Ciudad Guayana, pero mi infancia la viví en Duaca (Estado Lara). Tantos lugares distintos (también vivió en Los Andes y Caracas) influyeron no solo en lo que sería mi percepción de la música sino de la vida misma y el ser humano”. Todo eso, dice el artista, le permitió entender que las diferencias de una sociedad son tanto enriquecedoras como complementarias.

Mirtru, que no cree en fronteras, extrapola sus vivencias más allá de lo obvio. Esta toma de conciencia de la multipluralidad me permitió conocer y apreciar aún más mi país y llevarlo presente el resto de mi vida. La experiencia también fue formadora para mí ya que, una vez fuera, me permitió abordar la sociedad europea desde esta perspectiva y vivirla en plenitud”. ¡Y vaya que lo ha hecho! Estamos hablando de un venezolano que está casado con una griega y que fijó residencia en Francia. Ni más, ni menos.

Mirtru y El Sistema

Todo buen árbol siempre nació de una extraordinaria semilla y, en el caso de Escalona Mijares, El Sistema es esa semilla. “¡Mis inicios fueron muy gratos! El Sistema, para mí, representa mucho afectivamente. Gran parte de los amigos de mi niñez estuvieron conectados con la Orquesta Infantil de Duaca. Tuve una infancia feliz, llena de música, y eso está grabado en mi corazón”. Tanto, que hay algo que, todavía hoy, recuerda con especial cariño: “Una de las experiencias más fuertes en mi vida fue dentro de un encuentro de las Orquestas Infantiles y Juveniles del Estado Lara y empezamos a trabajar la 7ma Sinfonía de Beethoven ¡Fue algo mágico y grandioso vivirlo desde dentro como niño!”.

Evidentemente, esa semilla germinó en su etapa juvenil y se convirtió en guía transformadora. “Mi adolescencia la viví en pleno con la Orquesta Juvenil del Estado Lara donde, además de formarme musicalmente, crearía lazos para toda la vida con amigos de todo el estado y que hoy en día están haciendo su carrera en varias partes del mundo”.

Venezuela, Europa, y el ‘Mundo de la Composición Musical’

Mirtru Escalona Mijares es un ferviente y profeso amante de lo que significa ser venezolano: “Venezuela es mi primera piel, mi origen. Significa mi gente, mis raíces y gran parte de lo que soy”. Lo dice apasionadamente, sí, pero también lo demuestra con su gran preocupación por la actualidad que vive el país (algo que, por cierto, se refleja directamente en una de sus últimas obras).

¿Y Europa? En el año 2000 se fue a París y allí, lo dicho, entendió más a fondo lo que es la multipluralidad. “Mi experiencia en el Viejo Continente ha sido muy positiva y me ha sido muy útil. Europa, en sí misma, es una sociedad multiplural, con sus virtudes y defectos. Sin embargo, una vez viviendo en Francia, pude percibir y vivir la diferencia de un estado que realmente funciona”.

Ese concepto, el de multipluralidad, es uno que Mirtru referencia mucho no solo para definir su vida sino, lo dicho, lo que es su trabajo: El mundo de la composición musical, felizmente para todos, no es un mundo. Es una infinidad de mundos que coexisten. Cada creador en sí es uno de ellos, con sus sensibilidades propias. En mi caso particular, la composición es un medio muy personal de buscarme a mí mismo y al mundo al que pertenezco. Trato de que esto se refleje en mis obras de una manera auténtica, poética y espiritual”.

¿Lo logra? Por supuesto que sí, y él mismo así lo explica: “Uno de mis principales objetivos como artista es invitar y estimular a la audiencia a soñar con la música, a ampliar sus límites de escucha e invitarles a entrar en otra relación con el tiempo-espacio y, si es posible, dejar que la música los acerque a lo no-tangible que nos une a todos”.

Esa determinación es la que hace que el futuro de Escalona Mijares sea uno que depare muchas cosas positivas, entre las cuales destaca el seguir desarrollando y consolidando su carrera internacional en equilibrio con su familia y seres queridos, amén del hecho de seguir aportando (a través de cursos formativos y contactos) en pro de una Venezuela mejor.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

tres + diecisiete =