La National Gallery mantendrá abierta al público hasta el próximo 25 de junio una exhibición llamada Miguel Ángel & Sebastiano, una exposición que demuestra a través de la obra artística de ambos italianos, la relación de amistad que les unió.

La exposición, que gira en torno a estos dos creadores renacentistas, ya ha ocasionado algunas polémicas, pues los visitantes aseguran con indignación que las obras atribuidas al genio florentino que pintó el techo de la Capilla Sixtina es mínima.

A esta desilusión se suma una nueva polémica: Charles Hope, un respetado historiador del arte, asegura que el retrato de Miguel Ángel que en la exposición aparece firmado por Sebastiano es una vulgar réplica que, de acuerdo a sus conocimientos, debe pertenecer a los años cincuenta del siglo pasado, y no a 1520, como se creía.

La galería Trafalgar Square presentó esta pieza como un posible retrato de Sebastiano Piombo, y en ella puede verse al maestro Miguel Ángel mostrando entre sus manos un libro de dibujos. La pintura apareció de un modo muy singular en una colección privada francesa en el año 1960. Nadie nunca había escuchado hablar de esta obra y la National Gallery reconoció que se sabía muy poco sobre el controversial lienzo.

Entre las apreciaciones que emplea Charles Hope para argumentar su acusación sobre la supuesta obra de Piombo, señala que el artista veneciano realizó en el año 1517 una pintura muy similar en la que usaba como modelo a su médico.

El profesor, quien fue director del Instituto Warburg de la Universidad de Londres, asevera que es inconcebible que un artista como Piombo se repita de un modo tan descarado en menos de tres años.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

1 + 10 =