Conocido por ser uno de los exponentes del Minimalismo, Mark Rothko inició su inquietud por las artes plásticas hacia comienzos de la década de los veinte, cuando decide mudarse a Nueva York y en esta ciudad entra en contacto con el Art Students League de la ciudad, institución en la que no tardó en matricularse.

Los inicios de Rothko en el arte fueron un poco accidentados, ya que el artista no mostraba una dirección clara en sus propósitos, hasta que en el año 25 regresa a Nueva York para estudiar en el New School of Design y retomar su formación en el Art Students League, donde además se convierte en alumno de Max Weber.

Todas las culturas que convergen en Nueva York fue una gran experiencia para Rothko que se nutrió de estos estímulos para desarrollar su trabajo. Pintores como Paul Klee y Georges Rouault influyeron notablemente en el trabajo de estos años.

Su primera muestra individual se produjo en el año 1933, integrada por quince pinturas al óleo. Dos años más tarde se suma a un grupo de artistas en el que coincide con figuras como Adolph Gottlieb. Tras dejar una obra de gran importancia para el abstraccionismo del arte contemporáneo, Rothko falleció en el año 1970, suicidándose.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

cinco × cuatro =