Henry Spencer Moore fue un escultor inglés conocido por sus esculturas abstractas de bronce y mármol que pueden ser contempladas en numerosos lugares del mundo como obras de arte público.

En la actualidad es respetado por ser uno de los intérpretes más importantes de la escultura británica del siglo XX, inspirado en sus inicios por la estética del estilo romántico de la época victoriana, para más tarde asimilarse al abstraccionismo.

Durante esos inicios cultivó el tallado directo, pero a partir de la década de los 40, sustituyó esta técnica por la producción de piezas que eran modeladas en arcilla o yeso, para luego finalizar la obra en bronce, práctica que se conoce comúnmente como moldeo a la cera perdida o moldeo en arena.

Entre sus influencias artísticas resaltan los inventores italianos Miguel Ángel, Giotto y Pisano, incidencia que se completó con la observación de las formas de las piezas escultóricas de la cultura tolteca-maya, y que selló el estilo personal que el británico desarrollaría en su carrera.

Algunos historiadores ven en Moore a una de las caras de la Modernidad en Inglaterra. Uno de los aspectos a destacar en este artista, es la gran habilidad que desarrolló para cumplir encargos de tamaño monumental, como la pieza West Wind, ubicada en el Metro de Londres.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

cinco × 4 =