El museo de Louvre ha creado dos nuevas salas ubicadas cerca del ala Richelieu, entre la galería dedicada a Rubens y la que expone la obra de Poussin, para exponer 31 obras de estilos, procedencias y niveles de calidad distintos, que fueron robadas a familias judías francesas por nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

HispanoArte - Nazis

Estas pinturas fueron encontradas, al finalizar la guerra, en el museo de Hitler en Linz o en la colección de Hermann Göring, el principal ideario del robo de arte a los judíos, durante el conflicto y el Holocausto.  Entre 1940 y 1945, los nazis robaron unas 100.000 obras y objetos de arte en Francia. Al finalizar la guerra, se lograron repatriar unas 60.000, de las que 45.000 fueron identificadas y devueltas a sus propietarios.

La finalidad de estas nuevas galerías es facilitar su identificación por parte de los propietarios o sus herederos. Si eso ocurre, deben reclamarlas como propias ante la Dirección General del Patrimonio, aunque el proceso puede ser lento y difícil ya que deben ser exhaustivos en la comprobación.

HispanoArte - Louvre

Los herederos de los dueños deben presentar pruebas como recibos de compra, inventarios de época o fotografías donde aparezca el objeto en cuestión. “Suelen considerar que es un proceso largo, pero es un auténtico trabajo de orfebrería. Hay que devolver la obra correcta a la persona adecuada y eso suele ser extremadamente difícil”, explica Vincent Delieuvin, jefe del departamento de Pintura Italiana en el Louvre.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

uno × 3 =