Sarlat-la-Canéda es uno de los grandes tesoros medievales de Francia. Dentro de las localidades europeas que se encuentran protegidas por su enorme valor patrimonial y arquitectónico, está ciudad de la Dordoña es una de las más importantes, contando con un sorprendente número de edificaciones protegidas por metro cuadrado.

Entre los múltiples monumentos que se conservan en Sarlat-la-Canéda y que la hace uno de los destinos turísticos ideales de Francia, se encuentran La maison de la Boétie y la Linterna de los Muertos, La Place de la Liberté y su catedral. Sus callejuelas medievales y sus plazas hermosas, la hacen muy atractiva.

Además de las no pocas bellezas arquitectónicas que se conservan en este lugar, descrito por el escritor Henry Miller como el paraíso de los franceses, posee también una gran oferta gastronómica y su localización es perfecta, pues se encuentra equidistante de las rutas clásicas de la zona, lo que invita a conocer sus valiosos bienes patrimoniales y naturales.

Cerca de Sarlat-la-Canéda se encuentran también cuatro poblados que conservan una esencia que los remonta a épocas antiguas, se trata de Beynac-et-Cazenac, Castelnaud-la-Chapelle, La Roque-Gageac y Domme. Los dos primeros cuentan con impresionantes castillos, el tercero es un verdadero capricho de la ingeniería natural, mientras que el cuarto está protegido por una solemne bastida.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

20 + Doce =