La escultura del diablillo que según cuenta la leyenda, levantó el Acueducto de Segovia en una sola noche, fue instalada recientemente en la parte alta de la calle San Juan de la ciudad.

La obra de bronce y de 1,7 metros de altura, representa al diablo como un personaje. En ese sentido, vecinos de las asociaciones San Miguel y San Frutos y Enraizados recogieron 12.500 firmas en contra de esta escultura y lo denunciaron ante un juez, que, sin embargo, decidió no tomar medidas cautelares que impidieran su instalación, que ya forma parte del decorado urbano.

Sin embargo, su instalación no ha terminado con la polémica. Para evitar que un selfie con la obra en cuestión pueda acabar en desgracia, se ha instalado una placa que advierte a los visitantes que está prohibido subirse al muro, un cartel que está dando mucho de qué hablar.

La versión en español es correcta, pero su traducción al inglés deja bastante que desear, según ha alertado Vox Segovia. En lugar de “No climbing the wall” (“no andar por el muro”) dice “No climbing the walk” (“no andar por el paseo).

Con información de nota de prensa

No hay comentarios

Dejar una respuesta

dieciocho + 18 =