La Fundación Mas Miró anunció hace poco que la masía de Joan Miró ubicada en Mont-roig del Camp abrirá sus puertas al público parcialmente el 20 de abril de 2018, con motivo del 125 aniversario del nacimiento del artista español, quien produjo en este lugar buena parte de su obra de inicio del siglo XX.

Esta residencia campestre fue motivo de inspiración para el lienzo La Masía, una pieza con la que Miró comenzó a experimentar con el Surrealismo y que pasaría a ser propiedad del notable escritor estadounidense Ernest Hemingway. Debido a sus grandes proporciones y a la ausencia de un comprador, por un momento se pensó que la pintura tendría que ser vendida por partes.

Hemingway, que sostenía una cercana amistad con Miró, se interesó por la pintura y hay testimonios fotográficos que nos indican que la pieza le acompañó en diversas partes del mundo. Durante su estadía en Cuba, el autor de Por quién doblan las campanas la tuvo colgada en los muros de su hermosa residencia.

Antes de que Hemingway abandonara Cuba en condiciones irregulares y perdiera todas sus pertenencias en la isla, incluyendo una biblioteca de más de 6.000 tomos, Miró solicitó al escritor La Masía para someterla a una restauración. Este gesto salvó la pieza clave del pintor español, que en la actualidad se exhibe en Washington luego de que la viuda del Premio Nobel la donara.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Trece + 13 =