La película dirigida por Trevor Nunn sobre casos de espionaje de la URSS se estrena este jueves 18 de abril. El filme está basado en la vida de la espía británica al servicio de la KGB, Melita Norwood (Joan Stanley en el film).

La bautizaron ‘Granny Spy’, la abuelita espía. Melita Norwood (1912-2005) se encontraba en hogar de un barrio residencial en las afueras de Bexleyhead cuando dos agentes del MI5, el servicio secreto británico, la detuvieron. Fue acusada de suministrar a los soviéticos secretos relativos a la fabricación de la bomba atómica. En realidad lo hizo durante cuatro décadas, desde 1937 hasta 1979. Sus filtraciones a la KGB fueron determinantes durante la Guerra Fría y ayudaron a la URSS en la carrera armamentística.

La cinta se presentó en el pasado Festival de San Sebastián, donde Judi Dench recogió el Premio Donostia. La atemorizada viejecita que se ve inmersa en un interrogatorio policial nada tiene que ver con la resolutiva M, la jefa de James Bond. Sin embargo, el grueso del filme corre a cargo de la actriz Sophie Cookson, que encarna a la protagonista de joven.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

veinte + 17 =