Los premios de La Academia se caracterizan porque sus nominaciones cada vez son más puestas en tela de juicio. La evidente selección temática que se lleva a cabo en el galardón todos los años para escoger a los nominados, hace que los ganadores sean predecibles, y las estatuillas no siempre van de la mano con la calidad.

La categoría de Mejor director es una de las más deseadas, y en ella se ha premiado el trabajo de múltiples creadores correspondientes a diversas razas, creencias y nacionalidades, pero parece que en cuanto al género, la Academia lo tiene muy claro: es un galardón para hombres.

En todo el tiempo que tiene La Academia celebrando su ceremonia y premiando a lo más selecto del cine, solo cuatro mujeres han tenido el privilegio de competir con ellos en la categoría de Mejor director, siendo las honradas: Lina Wertmüller, Jane Campion, Sofía Coppola y Kathryn Bigelow, siendo esta última la única en ganarlo en el año 2009 por el film The Hurt Locker.

Lina Wertmüller consiguió hacer historia con su nominación en el año 1976, cuando la película Seven Beauties estuvo en lista. Jane Campion siguió sus pasos con The Piano, film que llegó a ganar la Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes, dándole a Campion el privilegio de ser la primera cineasta en ganar el anhelado galardón francés, y Sofía Coppola obtuvo su nominación por Lost in Translation.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Trece + 10 =